Con tal de no perder las elecciones, Bertone se anima a todo

La gobernadora junto a su gabinete

La desesperación de la gobernadora quedó en evidencia luego de que se conociese el acta policial donde se comprueba que un funcionario de su gobierno entregó una vivienda a cambio de un falso testimonio.

La casa de la calle Hna. Mazzarello 239 se transformó en una prueba irrefutable del miedo que tiene la actual gobernadora de perder el poder. La vivienda que solía ser habitada por Leonardo Gorbacz -Jefe de Gabinete de la Provincia- fue transferida a nombre de la hija de Hugo Abel Moya.

Moya afirmó en su declaración judicial que Javier Vazquez -Ministro de Obras Públicas- le entregaría a cambio de su falso testimonio contra el intendente Melella, una vivienda para su hija y le conseguiría empleo tanto a él como a su hijo.

Luego de que quedase al descubierto el acta policial donde Cintia Macarena Moya -hija de Hugo Abel Moya- requería el ingreso a la vivienda justificando que un amigo de su padre -Javier Eposto- la había autorizado a residir allí, la oscura trama existente detrás de la falsa denuncia contra Gustavo Melella comenzó a ver la luz.

El acta que prueba la participación de los funcionarios en el operativo de prensa