Lagraña navega en aguas oscuras

Se seguirá riendo Lagraña cuando cambie la gestión?

Otro buen amigo de la gobernadora Rosana Bertone que más pronto que tarde deberá rendir cuentas ante la Justicia es el presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Néstor Lagraña, quien desde el año pasado está en el ojo del Tribunal de Cuentas de la provincia. Aquí la historia y los documentos.

La investigación se basa en los centenares de licencias gremiales que la Dirección Provincial de Puertos, a cargo de Lagraña, ha otorgado al sindicato portuario SUTAP (Sindicato Único de Trabajadores de Administraciones Portuarias) desde el año 2016 hasta el 2018. Para hacerlo más claro: COBRAN SIN TRABAJAR.

Recordemos brevemente que el decreto provincial 568/16 derogó el registro de Entidades Sindicales que reconocía a aquellos gremios sin personería gremial, como el SUTAP. Por lo cual, al no poseer personería gremial, este sindicato no podría recibir los beneficios de las licencias gremiales con goce total de sueldo.

Pero Lagraña se siente impune, por eso hace lo que hace. Por eso ha reconocido las incontables ausencias laborales a sus amigos del sindicato, luego disfrazadas de permisos gremiales para que no se le descuenten los haberes, como sucede con cualquier trabajador.

Es de conocimiento público, además, que varios de los gremialistas con licencia están lejos de cumplir tareas de representación gremial, ya que a varios de ellos se los puede ver diariamente en el restaurante “Isabel Cocina al Disco”. Los memoriosos recordarán la comilona que se mandaron los dirigentes del SUTAP y la CGT local, hace casi un año, en ese mismo lugar… casualidades que le dicen. 

No está demás señalar que toda esta cuestión está en conocimiento de la Gobernadora Bertone, cuya inacción en este tema estaría atada a la amistad que la une a Rodolfo Barja, Secretario general del SUTAP en Buenos Aires.

Aquí, las resoluciones oficiales que benefician a los amigos de Lagraña: