Bertone compra televisores importados mientras la industria fueguina se destruye

El Centro Yaguanes y los TV importados.

En medio de la profunda crisis industrial y la pérdida de 12 mil puestos de trabajo en Tierra del Fuego, la gobernadora Rosana Bertone autorizó la compra de televisores Smart importados para ser destinados al Centro Los Yaganes. Algunos opositores ven una especial inquina de Bertone contra Río Grande, donde es intendente Gustavo Melella, su rival en las próximas elecciones a gobernador. 

La semana pasada, la gobernadora de Tierra del Fuego “defendió” la industria de su provincia desde un iphone fabricado en China. Esta semana, se supo que compró televisores importados para un centro cultural.

Los más enojados hablan de un castigo contra la ciudad industrial de la provincia, Río Grande, donde es intendente su opositor Gustavo Melella, quien le lleva amplia ventaja en las encuestas, y hasta podría ganar sin balojate. Otros dicen que Bertone simplemente se equivoca. Los más conspirativos hablan de un entorno donde los supuestos fieles a la gobernadora se van despegando, y apuntan que hasta el vocero oficial -Pablo Cabas- tendió puentes con el “melellismo”.

Sea cual fuere la hipótesis correcto, o quizás ninguna, lo cierto es que el gobierno provincial compró televisores importados, a pesar de tener isla adentro uno de los sectores industriales más importantes de la Argentina. Esta compra generó una profunda indignación en los empleados del centro Cultural que atónitos vieron cómo se descargan los televisores este martes y la orden era ponerlos en las oficinas de atención el público.

La presidente de la Cooperativa Renacer hizo público un supuesto boicot, en cabeza del gobierno provincial, con el presunto fin de beneficiar a Newsan y un puñado de empresas formadoras de precios, vinculado con las trabas tanto al crédito para comprar insumos como a la importación de kits chipeados para fabricar televisores.

Según Mónica Acosta, hubo por un lado una dilación al crédito del Banco de Tierra del Fuego (BTF), que a último momento pidió en garantía un predio de la Cooperativa, el cual podrían perder si no logran cumplir con la fabricación de televisores. Por otro lado, se sumó la negativa de la comisión del área aduanera especial, después de 45 días de espera, a autorizar la importación de los kits ensamblados, cuando ya estaba en camino el embarque.