Lagarde admitió que el FMI “subestimó” la situación de Argentina

La titular del FMI que hubo una “herencia muy dura”del gobierno anterior al de Mauricio Macri y que la inflación “fue mucho más resiliente de lo que habíamos pensado”.

Christine Lagarde admitió en Washington que el FMI “subestimó” la situación “complicada” de Argentina cuando contrajeron la deuda, pero que ahora tiene “esperanzas” sobre el futuro de la economía de nuestro país y que cree que, si el programa actual se sigue aplicando con “continuidad”, será exitoso para los argentinos.

En una charla en el American Enterprise Institute sobre los desafíos de la economía global, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional admitió las dificultades que enfrentó la economía argentina: “Fue una situación increíblemente complicada”, dijo, y agregó que “varios actores –entre los que me incluyo—subestimamos la situación” cuando se comenzó a negociar el programa de financiamiento a nuestro país.

Lagarde afirmó que la economía “ha mejorado y continuará mejorando” y que tiene “esperanzas” de que si hay “una firme continuidad de la situación” y con “la masa monetaria como ancla” como hasta ahora, el programa “va a ser exitoso para los argentinos y la economía argentina”.

Destacó, además, que ve a Macri “muy comprometido con el programa”, que implica un desembolso de unos 57.000 millones de dólares.

Estados Unidos vs. China

Lagarde habló también sobre la guerra de aranceles desatada entre Estados Unidos y China, y advirtió que puede afectar la economía global. Esta mañana, la directora había plasmado en su blog un número concreto para ese peligro: dijo que podría restar medio punto porcentual al PBI mundial en 2020, lo que equivale a la pérdida de 455.000 millones de dólares, que es una cifra mayor a la economía de Sudáfrica.

“Estimamos que los aranceles anunciados recientemente entre EE.UU. y China podrían restar alrededor del 0,3% del PIB mundial en 2020”, advirtió Lagarde, quien atribuye más de la mitad de este impacto a los efectos sobre la confianza empresarial y el mercado financiero, añadiendo que, teniendo en cuenta también los aranceles implementados el año pasado, el PIB mundial en 2020 podría verse reducido en un 0,5%.

La funcionaria subrayó que se trata de “heridas autoinfligidas” que deberían evitarse mediante la retirada de las barreras comerciales levantadas y no imponiendo otras nuevas sea cual sea su forma, ya que el proteccionismo no solo daña el crecimiento y el empleo, sino que está haciendo cada vez menos accesible los bienes de consumo comercializables, “perjudicando de manera desproporcionada a los hogares con menos ingresos”.