El Gobierno mantendrá el congelamiento de la nafta a pesar de la suba del petróleo

Tras el ataque a una refinería en Arabia Saudita, el Gobierno ratificó la medida mientras las petroleras aseguran que, con la cotización actual del crudo, la nafta debería venderse a 1,2 dólares el litro.

El Gobierno mantiene, a pesar del aumento que sufrió este fin de semana el precio del barril de petróleo (del 14%), su decisión de congelar el precio de los combustibles hasta el 12 de noviembre, aunque sin descartar cambios en la implementación del acuerdo vigente con las petroleras.

El petróleo sufrió un impacto tras los atentados con drones a los pozos de crudo de Arabia Saudita, pero aún así el Gobierno mantendrá el congelamiento para ponerle tope a la inflación, que este mes se encamina a superar el 6%. A través de un decreto se dispuso mantener sin cambios estos precios por 90 días, plazo que vence el 12 de noviembre.

El Gobierno ya flexibilizó el acuerdo con el segmento mayorista y ahora estableció una compensación para aumentar, marginalmente, el monto que reciben los productores por cada barril que venden en el mercado local. También fijó compensaciones para las provincias petroleras.

Ayer se publicó en el Boletín Oficial la resolución 552 que especifica que se mantendrá el barril de crudo congelado en US$59 -contra los US$ 70 a los que cotiza en el mercado internacional- y que se llevará el tipo de cambio que perciben los productores de US$ 45,19 a US$ 49,50, contra US$ 56,28 a los que cerró ayer el dólar mayorista.

Para llegar a esos US$ 49,50 el gobierno les transferirá $ 102,7 por barril a las empresas y $ 13,93 a las provincias petroleras. Esto tendrá un costo para la Nación de $ 1.550 millones. Sin embargo, la resolución sumó una condición que según las petroleras y las provincias no formaba parte de las discusiones previas: para percibir la compensación deben desistir de las demandas que iniciaron contra la Nación a raíz del congelamiento.