El Gobierno ajustó fuerte el gasto en octubre y consiguió un superávit de $8.500 millones

El Gobierno aplicó un fuerte ajuste del gasto en octubre y logró cerrar el mes con un superávit primario de $8.500 millones, incluso en un mes en donde las medidas que se tomaron para rebajar impuestos se hicieron sentir en la recaudación.

El ministerio de Hacienda informó que el gasto primario subió apenas 32% interanual, mientras que los ingresos fiscales lo hicieron al 44,3%. El resultado positivo contrasta con el déficit de $16.586 millones del mismo mes del año pasado. En el acumulado desde enero, las cuentas públicas arrojaron una mejora de cerca $200.000 millones respecto al mismo lapso de 2018, ya que se produjo un excedente de $31.419 millones, equivalentes al 0,1% del PBI frente al bache de $169.901 millones (-1,2% PBI) que hubo en igual lapso del ejercicio anterior.

“En octubre la tasa de crecimiento anual de los recursos tributarios se vio afectada negativamente tanto por la elevada base de comparación -en igual mes de 2018 habían mostrado el mayor crecimiento de ese año- como por las medidas dispuestas en los últimos meses tales como la reducción del IVA en una serie de alimentos y la rebaja en los aportes personales”, puntualizó Hacienda. “Por ello, en el último bimestre del año se espera una aceleración en la tasa de crecimiento de los recursos tributarios”, evaluó la cartera conducida por Hernán Lacunza.

Sin embargo, el resultado positivo se transforma nuevamente en déficit si se contabilizan los intereses de la deuda, que en octubre treparon 18% a $72.774 millones, por lo que de esta manera se llega a un rojo financiero de $64.247 millones.

El déficit financiero acumulado en el año fue de $520.338 millones (-2,4% PBI) y tuvo una reducción de 0,8 puntos porcentuales en términos del PBI (27% en términos reales), explicó Hacienda.