Macron cede ante los “chalecos amarillos” y rebaja impuestos

Una de las últimas protestas en París.

El gobierno francés prepara una rebaja importante de impuestos como principal medida en respuesta a las fuertes protestas que desde noviembre pasado protagonizan los “chalecos amarillos”, anunció el primer ministro, Edouard Philippe.

Aunque las medidas concretas serán anunciadas a mediados de mes por el presidente Emmanuel Macron, el jefe del Ejecutivo desgranó las principales líneas que se desprenden del “gran debate nacional”, lanzado como respuesta al descontento ciudadano y que ha durado tres meses.

En ese periodo se recibieron dos millones de propuestas a través de Internet y se organizaron 10.000 debates locales en los que han participado medio millón de personas, según el gobierno.

En total, de una forma u otra, 1,5 millones de personas participaron en el “gran debate”, lanzado por Macron en el momento más álgido de las protestas de los “chalecos amarillos”, que en las últimas semanas se han ido moderando.

Philippe reveló haber observado “una gran necesidad de justicia y equidad en la ciudadanía” y reconoció la existencia de “una inmensa exasperación de los contribuyentes”.

“Por lo tanto, el debate nos demuestra que debemos bajar los impuestos, más y más rápido”, sentenció.

Philippe agradeció a los franceses que han enriquecido el debate del que, dijo, se desprenden cuatro grandes líneas: una profunda reforma fiscal, una mayor cercanía institucional, un incremento de la representatividad democrática y la adopción urgente de medidas contra el calentamiento climático, citaron las agencias de noticias EFE y Europa Press.

La oposición se mostró crítica con estos anuncios en plena precampaña de las elecciones europeas que el partido de Macron afronta como favorito de las encuestas, aunque con una leve ventaja frente a la ultraderecha, que ganó los comicios hace cinco años con un cuarto de los votos.

Los pedidos de los “chalecos amarillos”, un movimiento heterogéneo que carece de un líder, son básicamente cinco: aumento de salarios, baja de impuestos, mejores servicios públicos, democracia directa y renuncia de Macron.