La justicia de Estados Unidos suspendió el juicio por la expropiación de YPF hasta las elecciones

Preska, sucesora de Thomas Griesa, decidió suspender las actuaciones hasta que se defina la situación electoral en el país.

Loretta Preska, la jueza del distrito sur de Manhattan, anunció este martes que suspendió el juicio por la expropiación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) hasta que se conozca al nuevo gobierno de la Argentina. Preska lleva adelante la demanda contra la Argentina e YPF por la expropiación de la petrolera de bandera en 2012, durante el gobierno de Cristina Kirchner.

La causa fue iniciada por Burford Capital, un estudio global que se especializa en comprar derechos de litigio en grandes causas, y que le exige al Estado Nacional y a YPF un resarcimiento que oscila entre 1.500 y 3.000 millones de dólares.

La nueva fecha para la presentación de los documentos de la defensa argentina tendrá lugar casi un mes después de que se haya iniciado el nuevo mandato presidencial. La postura del Estado nacional, en las últimas semanas, fue la de desestimar a la justicia neoyorquina como sede de la demanda.

Los fondos de inversión tendrán hasta el 7 de diciembre mientras que la contraparte argentina contará como fecha límite el 7 de enero. Según el breve documento firmado por Preska, esta determinación responde a la cercanía de las elecciones presidenciales y la posibilidad de que exista un cambio de signo político en el Poder Ejecutivo.

La agencia estadounidense Muddy Waters aseguró en un reporte que el retorno sobre el capital invertido en el litigio contra la petrolera es del 426%, en lugar de 3278% estimado ante sus acreedores. La compañía señaló en ese sentido que Burford “escondió” los costos del juicio, uno de los cuatro más emblemáticos de su cartera, y que incluso repitió ese procedimiento en otros tres procesos similares.

La línea de defensa principal del Estado se tramita en paralelo en un tribunal español: el Gobierno busca demostrar que la compra de los derechos del litigio fue “ilegal” porque el ingreso a YPF de Petersen -que inició el juicio por la expropiación- habría sido “fraudulento”.