Alexéi Navalny es condenado a 9 años de prisión por fraude y desacato al tribunal

Navalny fue declarado culpable de gastar para fines personales más de 3,4 millones de dólares recaudados como donaciones para entidades jurídicas relacionadas con él y de insultar a la jueza Vera Akímova.

El opositor Alexéi Navalny ha sido condenado a 9 años en una colonia de régimen estricto tras ser declarado culpable en un caso penal de fraude y desacato al tribunal.

“Condenar a Navalny a una pena definitiva de nueve años que deberá cumplir en una colonia de régimen estricto y a una multa de 1,2 millones de rublos [unos 11.500 dólares]”, dictaminó la jueza Margarita Kotova, citada por TASS. El tribunal también le impuso un año de restricción de libertad cuando salga del penal.

La Corte de Distrito de Lefórtovo examinó el caso durante una audiencia judicial celebrada este martes en una colonia penitenciaria de la región de Vladímir, donde Navalny ya está cumpliendo otra condena. Inicialmente, la Fiscalía pedía 13 años de prisión y una multa de unos 11.500 dólares.

¿De qué fue acusado?
El caso de fraude contra Navalny se inició a finales del año 2020. De acuerdo con el Comité de Investigación de Rusia, entidades jurídicas relacionadas con el opositor recaudaron 588 millones de rublos (unos 5,6 millones de dólares) de donaciones ciudadanas. El dinero estaba destinado únicamente a las necesidades de las fundaciones, pero el acusado gastó más de 3,4 millones de dólares de esta suma para fines personales, incluyendo “vacaciones en el extranjero”, indican las autoridades.

Por su parte, Navalny alegó que el caso se basaba en el testimonio de víctimas falsas, entre ellas Viacheslav Kuzin, un empresario que, según la Fiscalía, transfirió a la Fundación Anticorrupción –considerada en Rusia un agente extranjero y una organización extremista y prohibida en el país– unos 9.200 dólares, que Navalny y su entorno “utilizaron a su entera discreción”.

Otras víctimas fueron el empresario Aleksándr Karniujin (donó unos 6.300 dólares), el trabajador Aleksándr Koshelev (unos 9.600 dólares) y el pensionista Mijaíl Kostenko (unos 480 dólares). Según documentos judiciales, a diferencia de Kuzin, las demás víctimas no conocían al político en persona, pero decidieron donar el dinero inspirados por sus investigaciones contra la corrupción.

Además, el opositor fue declarado culpable de insultar a la jueza Vera Akímova, que le había condenado en un caso de difamación contra Ignat Artemenko, un veterano de la Segunda Guerra Mundial.