La Casa Blanca dice que EE.UU. pretende que Rusia tenga que elegir entre el impago y el drenaje de sus reservas restantes de dólares

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró que “el sistema financiero en Rusia está al borde del colapso”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó este martes ante los medios que Washington pretende que Rusia tenga que elegir entre el impago y el drenaje de sus reservas restantes de dólares.

De acuerdo a las palabras de la vocera, las sanciones implementadas contra Moscú en respuesta a su operación militar en Ucrania persiguen el objetivo de obligar a Rusia a “tomar una decisión”.

“Rusia no tiene recursos ilimitados, especialmente ahora, debido a las sanciones paralizantes que hemos implementado, y se verán obligados a elegir entre agotar las valiosas reservas restantes en dólares, hacer entrar nuevos ingresos o el impago”, declaró Psaki.

“La mayor parte de nuestro objetivo aquí es agotar los recursos que Putin tiene para continuar su guerra contra Ucrania, y obviamente causar más certeza –incerteza– y desafíos a su sistema financiero es parte de eso, pero los está obligando a elegir esas opciones y también a agotar los recursos, haciendo que para él sea más difícil continuar librando la guerra”, continuó.

La portavoz aseguró que las medidas punitivas dirigidas contra el sector económico hacen su efecto y “el sistema financiero en Rusia está al borde del colapso”. “Es cada vez más difícil para el presidente Putin financiar esta guerra, todos los días. Eso tiene un impacto”, declaró.

Psaki también reiteró que Washington no busca un “cambio de régimen” en Moscú, pero tachó al presidente ruso de “criminal de guerra” y de “paria” en el escenario mundial, y dijo que sus acciones deben ser examinadas por el sistema internacional.

Asimismo, la vocera aseguró que no hubo una respuesta “cinética” o militar por parte de EE.UU. en Ucrania debido a que el presidente Joe Biden defiende los intereses estadounidenses y estos no consisten en “ir a la guerra con Rusia”.

A medianos de marzo, el ministro ruso de Finanzas, Antón Siluánov, comunicó que Rusia, debido a las sanciones que bloquearon su acceso a parte de las reservas de oro y divisas del Banco Central, no puede utilizar casi la mitad de ellas, en concreto unos 300.000 millones de dólares.

“Esto es aproximadamente la mitad de las reservas que teníamos. Nuestra cantidad total de reservas es de alrededor de 640.000 millones de dólares, alrededor de 300.000 millones de reservas ahora están en un estado en el que no podemos usarlas”, explicó el ministro.