Der Spiegel explica por qué Alemania depende tanto del gas natural ruso

La revista alemana enfatiza que el 52 % del gas consumido en Alemania corresponde a los suministros rusos.

La fuerte dependencia que tiene Alemania del gas ruso se formó a raíz de las razones históricas, explicó la revista alemana Der Spiegel en un video de animación publicado este jueves en su sitio web.

“Pocos países occidentales dependen tanto de las importaciones energéticas rusas como Alemania”, afirman los autores del video. Según los datos del medio, el país europeo recibe cerca del 50 % de hulla y el 34 % de petróleo de Rusia, aunque su dependencia del gas natural ruso es aún más “extrema”. Der Spiegel enfatiza que el 52 % del gas consumido en Alemania corresponde a los suministros rusos.

“Ningún otro país de la UE, ni siquiera del mundo, importa tanto gas natural ruso como Alemania”, agrega Der Spiegel, al explicar que la situación “precaria” se remonta a la década de 1970 desde la cual, con la eliminación gradual del carbón y la energía nuclear, Alemania empezó a depender cada vez más del gas como fuente de energía. De este modo, aumentó también la dependencia del país de los principales proveedores rusos.

El medio señala que Alemania tiene también “otras peculiaridades locales” porque dos de sus refinerías de petróleo en los estados de Sajonia-Anhalt y Brandeburgo se abastecen a través de las tuberías rusas, hecho que también es un “legado de la República Democrática Alemana”.

Como fruto de las políticas energéticas anteriores, Alemania, que satisface el 90 % de sus necesidades del gas a través de los gasoductos, se enfrentó a una dependencia de sus principales suministradores: Rusia, Noruega y los Países Bajos.

Más alternativas
No obstante, estos últimos “con dificultad” podrían aumentar los suministros a Alemania, que busca frenéticamente diversificar las entregas rusas, sostiene Der Spiegel. “Otras opciones concebibles serían Azerbaiyán, Argelia y Marruecos”, escribe la revista alemana.

Otra alternativa para aumentar la independencia energética alemana sería importar el gas natural licuado en buques cisterna desde tales países como EE.UU., Catar o Australia. No obstante, el proceso requiere puertos de gas natural licuado de los que el país no dispone. La revista señala que, aunque las “terminales del gas natural licuado planificadas en el continente podrían, incluso, superar los suministros de gas natural ruso en unos pocos años”, de momento se encuentran en la fase de planificación.

“Prácticamente imposible”
Al mismo tiempo, desde los propios países que potencialmente podrían suministrar gas a Alemania, advierten de la imposibilidad de reemplazar los suministros rusos en un futuro próximo. El ministro de Energía catarí, Saad Sherida al Kaabi, afirmó a finales de marzo que sustituir el suministro de gas ruso a Europa rápidamente es “prácticamente imposible”.

Según el ministro catarí, que también es presidente y director general de la empresa estatal QatarEnergy, abandonar el gas y el petróleo ruso y pasar a otros proveedores sería difícil para Europa, ya que “entre el 30 % y el 40 % del gas suministrado” al mercado procede de Rusia.