Rusia exige a Kiev liberar a los civiles que se encuentran en la planta Azovstal

Desde el Ministerio de Defensa ruso garantizaron una evacuación segura de todos los civiles que se hallen en el lugar.

El jefe del Centro Nacional ruso de Gestión de la Defensa, el coronel general Mijaíl Mizíntsev, se dirigió este martes a las autoridades de Ucrania con la exigencia de liberar a todos los civiles que se encuentran en la planta metalúrgica Azovstal de Mariúpol.

De acuerdo con sus palabras, en medios de comunicación ucranianos se difundieron declaraciones de representantes oficiales de Kiev señalando que hay un gran número de civiles en las instalaciones.

“Si alguna población civil está en Azovstal, exigimos tomar todas las medidas para su liberación y salida a través de los corredores humanitarios creados”, declaró Mizíntsev, agregando que Rusia garantiza una evacuación segura de todos los civiles.

En ese contexto, el alto cargo militar destacó que “mantener por la fuerza a población civil como escudos humanos constituye [un acto de] terrorismo de acuerdo a las normas del derecho internacional y los funcionarios en el poder en Kiev y perpetradores de esta acción inhumana en Azovstal son criminales de guerra y terroristas”.

Este martes, el Ministerio de Defensa de Rusia volvió a proponer a los militares ucranianos y mercenarios bloqueados en la planta metalúrgica Azovstal de Mariúpol cesar las hostilidades y deponer las armas para preservar sus vidas. “Teniendo en cuenta la situación catastrófica en la fábrica metalúrgica Azovstal, y guiándose por principios puramente humanos, las Fuerzas Armadas de Rusia una vez más ofrecen a los militantes de los batallones nacionalistas y los mercenarios extranjeros cesar las hostilidades y deponer armas a partir de las 12:00 hora de Moscú del 19 de abril de 2022”, anunció Mizíntsev.

El alto oficial precisó que Rusia “garantiza a cada uno [de los rendidos] la preservación de la vida y el respeto de todas las normas de la Convención de Ginebra en lo referente al trato de los prisioneros de guerra, como ya ocurrió con sus compañeros que se habían rendido anteriormente en Mariúpol”.