Restablecen los azotes en las escuelas de un distrito estadounidense

El castigo corporal volverá a ser posible este año en las aulas de Cassville, en el estado de Misuri, para cualquier alumno cuyos progenitores estén de acuerdo con la medida.

El castigo físico solo se aplicará cuando no funcionen otras formas de disciplina, como las suspensiones o los avisos, y únicamente se podrá llevar a cabo con el permiso de la dirección del centro educativo. No se predeterminó una forma concreta de infligir el castigo, pero sí se acordó que “no está permitido golpear a un estudiante en la cabeza o la cara”.