Acusan a un reverendo jesuita de exigir sexo grupal a monjas

El superior general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, confirmó el miércoles pasado que el artista y sacerdote jesuita Marko Ivan Rupnik incurrió en la excomunión automática en 2019 por absolver a una mujer con la que había tenido relaciones sexuales. De esa situación estaba al tanto dicha orden religiosa a la que pertenece el papa Francisco, pero que reconoció hace poco.

El caso de abuso sexual se amplió cuando una exmonja de 58 años reveló el domingo que sus quejas contra el sacerdote fueron ignoradas, al denunciar al periódico italiano Domani los presuntos abusos por parte de Rupnik.

Afirmó que el sacerdote, actualmente de 68 años, usó su control “psico-espiritual” hace unas tres décadas para tener relaciones sexuales, incluyendo sexo grupal y el visionado de películas pornográficas.