Jardín botánico: proponen parquizar la Laguna del diablo con fines educativos

La propuesta se realizó a través de una ordenanza.

El concejal del bloque Cambiemos en el Concejo Deliberante, Tomás Bertotto, anunció la presentación de un proyecto para concretar la creación del Jardín Botánico Laguna del Diablo en la zona del barrio Andino de la ciudad de Ushuaia.

La propuesta  de contruir un jardín botánico en la Laguna del Diablo busca impulsar un lugar con fines educativos donde se describa la flora y la fauna del lugar. A través de la incorporación de carteles con descripciones e imágenes busca reconvertir el espacio en un área de concientización y conocimiento, en conjunto con la puesta en valor del espacio hoy en lamentables condiciones.

Según informó el área de prensa del edil, “el lugar ya fue declarado reserva por ley territorial” aunque la propuesta de Bertotto apunta a “que sirva pedagógicamente para enseñar y concientizar la importancia de la preservación de la flora y fauna de Tierra del Fuego”.

Según se consignó del proyecto apunta que “más allá de que esté cercado y tenga una garita de control; un lugar saneado y preservado donde se respete al máximo al medio ambiente; además sirva como recorrido para los colegios”.

La iniciativa pretende además la incorporación de carteles que describa la flora y la fauna del lugar “qué es un ñire, qué es una lenga, qué es un zorro colorado, qué es una liebre, un guanaco” que permita enseñar al aire libre y en contacto con la naturaleza, las especies que habitan en nuestra provincia.

Además, Bertotto busca parquizar el área de manera particular para destacar cada una de las especies que existen en el lugar. La instalación de senderos y decks que permitan recorrer el espacio sin intervenir en el desarrollo de la flora, entre otros elementos que pongan en valor la Laguna del diablo.

La propuesta involucra: preservar el área de unas 2,3 hectáreas, contar con un circuito instructivo pedagógico sobre la flora y la fauna de nuestra ciudad. Especies autóctonas o no.  Ser un ejemplo de parquización, prolijidad y cuidado medioambiental, para lo que deberá implementarse el cercado del lugar y con personal capacitado para su custodia y guiado.

La reserva recreativa natural Laguna del diablo fue creada en 1991 convirtiéndose en un área protegida dentro del ejido urbano de la ciudad. Se trata de tres hectáreas donde conviven las características de las ecorregiones de bosque andino patagónico y turberas.