Denuncian la desaparición de los bidones que juntan tapitas para el Garrahan

La referente del programa de reciclado de la Fundación a nivel local, Viviana Remy, hizo un llamado “a que todos nos comprometamos con esta causa solidaria y ecológica”, y pidió que los bidones colocados en las campanas para juntar tapas plásticas no sean retirados del lugar, como ocurre actualmente a manos de desconocidos. Apeló a la voluntad de quienes adviertan el faltante, para que coloquen un nuevo recipiente.

En el marco del programa de reciclado de la Fundación Garrahan, la referente a nivel local, Viviana Remy, expuso su preocupación por el retiro de bidones de recolección de tapitas plásticas, que desconocidos se llevan de las campanas amarillas.

Se trata de los bidones de 5 litros de agua, que a partir de una solicitud de Remy, se colocaron junto a las campanas de reciclado, para la recuperación de las tapitas en beneficio de la Fundación. “Las botellas y las tapitas no se pueden recuperar juntas, por eso es tan importante la separación en origen”, explicó.

“Sospechábamos que se volaban por el viento, porque constantemente desparecían, así que les colocamos un precinto para que los bidones quedaran sujetos en la campana”, señaló Remy. Sin embargo, “lamentablemente nunca logramos que se llenen los bidones y realmente cumplan su función, porque algún desconocido se los lleva”, expuso.

La coordinadora de la Fundación a nivel local, se mostró “sorprendida y triste” por la situación. En tanto reconoció que “puede haber quienes no sepan por qué y para qué esos bidones fueron colocados ahí”, y remarcó que “esto es voluntario, está hecho desde el corazón dentro de un proyecto solidario y ecológico; porque esas tapas se convierten en dinero, ese dinero en salud, además de que ese material ya no va al relleno sanitario”, reiteró.

Remy pidió nuevamente “que no se lleven los bidones, que todos nos comprometamos con esta causa”, y apeló también a que “quienes vean que el soporte está vacío, busquen un nuevo bidón de 5 litros y lo coloquen junto a la campana, para que podamos seguir recuperando esas tapitas que para nosotros son tan valiosas”, dijo.

Desde el año 1999, la Fundación Garrahan lleva adelante el programa de reciclado mediante el cual se recupera papel, llaves de bronce, latas de aluminio, placas de radiografías y tapitas plásticas. El material se recupera para la fabricación de nuevos productos, cuya comercialización sostiene económicamente al Hospital de Pediatría que recibe a niños de todo el país; capacitación del personal y adquisición de insumos.
En Ushuaia, las juntadas solidarias que se realizan 4 veces al año reúnen a vecinos encabezados por Remy, con el firme acompañamiento de los Bomberos Voluntarios, para recolectar todos estos materiales y enviarlos hacia la Fundación, actividad que suma cada año más apoyo y ha contribuido a generar un verdadero cambio de hábitos.

La causa solidaria, además tiene un fin ecológico: todo el material recuperado, que deja de ser un desecho, ya no ingresa al relleno sanitario; por el contrario, “transformamos la basura en ayuda para otros”, señaló la referente de la Fundación en Ushuaia.