Quién es Verónica Smith, la mamá que creó una fábrica de “felicidad”

Verónica Smith, creadora de Nina.

A la espera de la realización de la Experiencia Endeavor Río Grande conoceremos la historia de  Vero Smith, la emprendedora creó Nina, un negocio de galletitas de “etiqueta limpia” (libres de gluten, lácteos, azúcar refinada, aditivos artificiales, colorantes y grasas hidrogenadas) que trabaja solamente con productos naturales. ¿El origen? Un hobby que después se transformó en trabajo y la enfermedad de sus dos hermanos. Conocé su historia en esta nota.

Nunca hay una única razón para empezar a emprender. Verónica Smith es el ejemplo de ello, de cómo un desafío familiar se volvió una oportunidad. También es mamá y divide su tiempo entre el trabajo y la casa, acompañada de sus recetas ricas y, por sobre todo, sanas.

¿Cuál es la historia detrás de Nina Felicidad? ¿Qué te inspiró a emprender?

Verónica Smith: Empecé a emprender a los 22 años, pero siempre fue en el rubro de tecnología, en ese entonces en soluciones móviles. Hicimos cosas muy innovadoras y premiadas. Después trabajé en marketing digital, acá en España y Alemania. Pero mi corazón no estaba en eso y siempre me apasionó la cocina. Haciendo un curso de hobby me empache de harinas, chocolate y lácteos. En ese momento, le detectaron a dos de mis hermanos celiaquía y tengo otros dos con múltiples alergias que consumen lácteos. Ahí fue cuando decidí investigar y dar vuelta las bases de la pastelería haciendo productos sin sus ingredientes básicos: harinas y lácteos.

¿Tenías experiencia en el rubro?

VS: En emprender si, en alimentos no.

¿De qué trata tu modelo de negocio? ¿Qué valores buscás transmitir con Nina?

VS: Primero, entender dónde y cómo podía aportar valor a la oferta actual. Si bien el producto es apto celíaco apunta a cualquier persona que quiera cuidarse o darse un gusto con algo más saludable que lo que existe en el mercado. Nuestros productos son aptos para celíacos, pero también, libre de lácteos, colorantes, saborizantes artificiales, conservantes y grasas hidrogenadas. Además, están hechos con azúcar orgánica, huevos frescos, cáscara y jugo de limón, esencia de vainilla natural, cacao y azúcar mascabo. Es lo que afuera se conoce como “etiqueta limpia”. Nuestra meta es posicionar a NINA como un snack rico y que cuando leas la etiqueta te des cuenta que, además, es sano.

¿Cómo te organizás para trabajar?

VS: Todos los días, armo mi lista de “cosas para hacer” y le asigno un numero al orden en que voy a hacer las cosas. Cuando termina el día, lo que no logre hacer o terminar pasa a lo primero para hacer el día siguiente. Fuera de eso, siempre surgen cosas que tengo que ir resolviendo y se infiltran en la lista según su prioridad.

¿Cómo es un día habitual en tu vida?

VS: Hace seis meses cambio bastante con la llegada de mi bebe. Principalmente porque no duermo mucho. Me levanto alrededor de las 7hs y trato de pasar la mañana tranquila con mi hija resolviendo y organizando cosas desde casa. A las 9.30hs/10hs ya parto para la fábrica o reuniones, banco y demás con mi hija. Trato de terminar a las 17.30hs para no agotarla y sigo con el teléfono hasta las 20hs casi siempre.

¿Qué desafíos iniciales tuviste a la hora de empezar? 

VS: Quise arrancar tercerizando la producción, porque estando sola y siendo todo nuevo me parecía mejor enfocarme en lo comercial, desarrollo de producto y demás. Pero, no conseguí nadie que me fuera a producir. Así que arranque alquilando un lugar que tenía habilitación. De lunes a miércoles, me encargaba de comprar, vender, entregar y el jueves y viernes producía junto con dos chicas. Todo muy agotador y a pulmón.

¿Qué desafíos tenés hoy?

VS: Darnos a conocer al público general y en eso tener que competir con gigantes nacionales e internacionales que tienen presupuestos inmensos para publicidad, cadenas de distribución armadas y logística aceitada. Además, de economía de escala y al menos una antigüedad de 20 años en el mercado.

Si tuvieras que volver el tiempo atrás, ¿de qué te arrepentís? ¿algo que cambiarías?

VS: Creo que principalmente mi manera de pensar es no arrepentirme si no aprender. Tomo todo como una curva de aprendizaje y puedo decir: aprendí mucho (risas).

¿Qué tipo de líder sos? ¿Cómo formaste tu equipo de trabajo?

VS: Me gusta trabajar en equipo y soy muy de delegar e involucrar al otro. Creo mucho en la meritocracia.

¿Creés que emprender fue un antes y un después en tu vida? ¿Por qué?

VS: Si, aunque también creo que es prácticamente lo único que hice ya que arranqué a los 22 años. Creo que te forma de una manera diferente. Te enfocas mucho en resolver, no hay otra.

¿Qué consejo le darías a otras mujeres emprendedoras?

VS: Que se tengan confianza, que valoren lo que saben y hacen y sepan que las cosas se aprenden. Que tenemos una capacidad inmensa para hacer cuarenta cosas a la vez y un sentido de la responsabilidad admirable.

Fuente: Endeavor Argentina