Falleció Fernando Soto, participante de la expedición a la Isla de los Estados

Triste noticia luego de la noble gesta en el faro del Fin del Mundo.

El único argentino que participó de la expedición a la Isla de los Estados para intentar encender el faro del Fin del Mundo murió en Ushuaia, adonde había regresado antes que el resto del grupo al presentar síntomas de una enfermedad cardíaca, confirmaron ayer a Télam fuentes cercanas a la travesía.

El artista plástico Fernando “Cany” Soto, de 55 años, había sido invitado por la misión de franceses liderada por André Bronner para registrar la travesía con dibujos y pinturas originales que después iban a incluirse en un libro y un documental.

Sin embargo, el artista, oriundo de Chaco, aunque residente desde hace años en Tierra del Fuego, presentó algunos síntomas que llevaron a la médica de la expedición a recomendar su retorno a Ushuaia unos días antes de que volviera todo el contingente.

Soto llegó bien a esta ciudad, pero anteayer a la madrugada se descompensó y murió a causa de un infarto, confirmaron a Télam fuentes allegadas a su familia.

El grupo liderado por Bronner, a bordo del velero Peau de Orange, arribó a Ushuaia ayer por la mañana, con sus 11 tripulantes en buen estado y tras haber logrado instalar un nuevo sistema lumínico para el faro que inspiró la famosa novela del escritor Julio Verne.

Bronner fue quien, en 1998, reconstruyó por completo el faro ubicado en la bahía de San Juan de Salvamento, y que a través de una asociación sin fines de lucro construyó una réplica exacta en la ciudad francesa de La Rochelle.

En este viaje, se reemplazó el sistema lumínico de la edificación de la Isla de los Estados, que había dejado de funcionar años atrás, por uno basado en luces led y menor consumo de energía solar, que tiene un costo de 12.000 euros y que fue financiado con aportes públicos y privados de ese país.

Además del sistema lumínico, los franceses construyeron una pared contigua de tres metros de largo por 1,5 de altura que llamaron “memorial” para que los viajeros dejen allí sus mensajes o placas conmemorativas. El Faro del Fin del Mundo fue instalado por el comodoro Augusto Lasserre durante la misma expedición que luego creó la Subprefectura de Ushuaia, considerada fecha de fundación de la ciudad, el 12 de octubre de 1884.