Hablan las veteranas de Malvinas

Alicia Mabel Reynoso, una de las veteranas de la guerra de Malvinas que se desempeñó como enfermera durante el conflicto bélico, se refirió a la postergación que tuvieron y como fueron negadas en su calidad de veteranas. También mencionó el deseo que tienen de pasar alguna Vigilia en la Ciudad de Río Grande, cuando puedan “juntar unos pesos” para viajar.

Alicia Mabel Reynoso, una de las enfermeras Veteranas de la Guerra de Malvinas que durante mucho tiempo no fueron reconocidas como tales; desde la ciudad de Paraná, donde reside, fue entrevistada por el programa radial “Desde las Bases, que se emite por Radio Universidad. Recordó que participaron del conflicto bélico brindando servicios para la Fuerza Aérea y señaló que “todavía no hemos podido ir hasta Río Grande para participar de la Vigilia y la verdad es que nos gustaría ir”.

Luego se refirió su participación y la de otras compañeras en la guerra de Malvinas y entendió que para la trascendencia que está tomando el rol que jugaron, después de tantos años de silencio, “todo tiene que ver con todo”, afirmó relacionándolo con la movilización de las mujeres y la reivindicación de distintos derechos.

Indicó que “nosotras fuimos, somos veteranas de guerra de la Fuerza Aérea, condecoradas por el Congreso con medalla y diploma. Salimos de Buenos Aires, somos 14 que llegamos a Comodoro Rivadavia y ahí nos ordenan que nos quedemos en nuestro hospital, transformándose en un hospital de referencia para todos los heridos que llegaban de las Islas”.

Explicó que “ahí hicimos la función que teníamos que hacer como enfermeras militares, que es una función asistencial en tiempos de paz y operativa en tiempos de guerra. Estábamos preparadas para eso, todas éramos mayores de edad y la verdad es que hicimos lo que teníamos que hacer. Porque para eso estábamos allí y para eso estábamos formando parte de las fuerzas armadas ya con dos años de antigüedad en la fuerza”, remarcó.

Mencionó que “después, en la posguerra, vino la desmalvinización también para nosotras, pero no solamente del pueblo sino de todos los políticos de la posguerra hasta la actualidad. También de nuestros camaradas y de nuestros superiores, que recién en 2013 -hay que recordar que la guerra fue en 1982- nos llaman y nos convocan para desfilar como veteranas de guerra”, advirtió.

Mencionó que personalmente “desde el año 2010 estaba levantando la bandera por la visibilidad de la mujer en esos tiempos, todo eso sumado a la revolución que hay por el género. Creo que por eso este año hemos tenido una visibilidad increíble, la cual ni nosotras mismas creíamos que podía suceder”, remarcó la veterana de guerra.

Reivindicando el rol que desempeñaron afirmó que “nosotras estuvimos, sabemos lo que hicimos y sabemos dónde estábamos. No nos pesa esta medalla que tenemos, no nos consideran algunos camaradas me han dicho en la cara: vos no sos veterana porque no cobrás. Pero yo les digo, a los que dicen eso, que ser veterana de guerra va mucho más allá que estar en la cola de un banco”, manifestó.

De todas formas mencionó que “esa actitud es de unos pocos, afortunadamente, pero todavía se está ejerciendo esa violencia, porque el olvido es violencia”, mencionó la combatiente malvinera. Asegurando que “se ha hablado tanto tiempo, durante tantos años, de género y de inclusión, y las enfermeras de la Fuerza Aérea calificamos para todas esas palabras. Así que en 2010 levanté tímidamente la bandera por la visibilidad y hasta el día de hoy no la bajamos”, destacó.

Alicia Reynoso señaló que de las enfermeras  “estamos las 14 unidas; unas pueden hablar, otras no, otras no quieren, otras no pueden, pero queremos que se sepa y creemos que este año se supo bastante. A pesar de que desde 2010 venimos batallando, pero siempre hay un tiempo para todo y este año fue el año en el que explotó este tema”.

“Somos veteranas de guerra, más allá que cobremos o no. Yo no soy veterana por ir a cobrar una pensión, sino porque me lo he ganado honoríficamente y nada ni nadie me lo puede quitar. Nosotros somos veteranas de guerra reconocidas por el Congreso de la Nación, por la ley 23118, con medalla y diploma”, repasó.

Sobre su marginación de las pensiones para veteranos, señaló que “habría que preguntarle al Ministerio de Defensa por que no cobramos, porque compañeros varones que están en igual condición que nosotros cobran y nosotras no. Pero la respuesta la tienen que dar desde la Fuerza y desde Ministerio de Defensa”, reiteró.

Finalmente, refiriéndose al libro que escribió sobre la experiencia en Malvinas, dijo que en 2017 pudo plasmar “todo lo que sucedió en un hospital de campaña, en una guerra vista desde otra óptica. Nosotros no estábamos preparadas para combatir, nuestra trinchera era en el hospital. Nosotros combatimos a través de la profesión, en una guerra hay diferentes frentes y la Fuerza Aérea estuvo muy acertada en poner a las mujeres, ahí nosotras recibíamos a quienes venían del infierno y se encontraban con la primer cara más o menos visible donde los atendíamos y conteníamos”, puntualizó.

Dijo que a quienes llegaban “se les hacían los tratamientos que correspondían y se evacuaban, porque también hacíamos evacuaciones. O sea que no fue una función superficial, como algunos dicen, más allá de que no estuvimos bajo el fuego cruzado. Aunque yo siempre digo que estamos bajo el fuego cruzado del olvido, que a veces duele más y lástima más porque es muy frio ser NN entre tus pares”, expresó.

Reynoso indicó que “han querido manchar nuestra participación desde algunas páginas amarillas, pero las enfermeras hicimos una labor respetada. Nuestros compañeros lo valoraron en su momento y el olvido que vino después, por parte de otros, se los dejo para ellos. La historia dirá y por eso también escribí este libro”.

“Personalmente me enorgullece que este año se trató la cuestión de género en algunos colegios usando el libro de base, porque de los cientos y cientos de libros que hay escritos sobre Malvinas en ninguno figurábamos las mujeres”, recordó. Para terminar, volvió sobre el deseo de pasar alguna Vigilia en Río Grande, indicando que “ya vamos a ir cuando juntemos unos pesos, vamos a poder ir hasta allá como en algún momento fuimos hasta Ushuaia”, concluyó.