Intimarán al IPV a cumplir con documentación para seguridad de los vecinos

Desde Obras Públicas de la Municipalidad se acusó al organismo provincial de iniciar la obra ‘con los trabajadores sin medidas de seguridad, no hay un cerco de obra que proteja a las personas y los niños que pasan por la vereda’, además de que tampoco ‘hay cálculo de estructura, por lo que no sabemos si las escaleras resisten o no y además se invade el espacio público, algo que no estaba previsto en ningún lado”.

El Municipio de Río Grande intimará al Instituto Provincial de Vivienda a cumpimentar la documentación requerida, a los efectos de “garantizar la seguridad de los vecinos” de la ciudad.

Desde la Secretaría de Obras y Servicios Públicos se observó que “el IPV no ha presentado al día de hoy la documentación correspondiente a las obras de escaleras de emergencia de Chacra 2, la cual es fundamental para garantizar la seguridad de los vecinos de la zona y de quienes transiten el espacio público”.

Tras señalar que “en octubre del año pasado, nosotros notificamos al IPV que no había objeción alguna a la construcción de las escaleras de emergencia”, el director General del Área Técnica de la cartera mencionada, Pablo Driussi, señaló sin embargo que en esa oportunidad también plantearon al organismo provincial “que debían presentar cierta documentación que es lo habitual en cualquier obra”.

Ante esa situación, avanzó el funcionario, “a fines de marzo de este año, ellos presentaron un anteproyecto pidiendo el visado del mismo, pero ese anteproyecto no cumplía con lo establecido en el Código de Edificación en cuanto a la altura de salientes fuera de la línea Municipal”, situación que “les comunicamos y mantuvimos varias reuniones para llegar a una solución, pero en definitiva nunca presentaron lo que se requiere”.

Driussi sostuvo que “esto no es un capricho del Municipio, sino una cuestión de seguridad para todos los vecinos de esos edificios y la gente del barrio” y recordó que “estos días experimentamos por ejemplo situaciones climáticas como fuertes vientos y lluvias que pueden afectar gravemente una obra en construcción y poner en riesgo la seguridad de todos”.

“Iniciaron la obra de todas maneras, con los trabajadores sin medidas de seguridad, no hay un cerco de obra que proteja a las personas y los niños que pasan por la vereda, no hay cálculo de estructura por lo que no sabemos si las escaleras resisten o no y además se invade el espacio público, algo que no estaba previsto en ningún lado”, cuestionó el Director General del Área Técnica de Obras Públicas del Municipio.

El funcionario aclaró que “nosotros trabajamos todos los días para solucionarle los problemas a los vecinos” y que “no existe otra motivación que hacer las cosas bien y sobre todo cuidar la salud y seguridad de las familias, porque una obra que no está en regla puede ser muy peligrosa”.

En ese marco, adelantó que “el lunes reiteraremos formalmente el pedido al IPV para que cumplimenten los pasos como hace cualquier otra institución o cualquier vecino de la ciudad cuando realiza una obra, porque es fundamental que esto ocurra para seguridad de todos”.