“No hay indicios de una reactivación”

Daniel Rivarola, secretario Adjunto del Centro de Empleados de Comercio de Río Grande, se refirió a la situación del sector y volvió a mencionar los inconvenientes que tiene el sector. Reiteró que solo una reactivación en el sector industrial y la mejora de los salarios en general podrían sacar al sector mercantil de la situación en la cual se encuentra.

Rivarola recordó que en los últimos días sufrieron “cinco despidos en La Anónima” y sobre la medida dijo que los sorprendió, porque fue intempestiva, pero recordó que “desde el conflicto del año pasado, cuando estuvimos cinco días de paro por el premio de fin de año, nos informaron que tenían mucha gente de más y se vendría este coletazo. Empezaron con estos compañeros de distintas sucursales y nos atan de pies y manos, porque por un lado tenemos temor de que esto se siga profundizando y por el otro pagan las indemnizaciones al 100% como marca la ley y nos condiciona para el conflicto, porque al pagar todo no podemos proceder a nada”, afirmó.

También se refirió al reciente cierre de las sucursales de la carnicería JR, recordando que la firma llegó a tener cinco sucursales en la ciudad “llegó a ser una de las más distribuidas en distintos puntos de la ciudad y de a poco fue achicándose, ahora quedaron con tres locales hasta comunicaron que cerraban las puertas y mandaron los telegramas”, mencionó. Aunque advirtió que la situación obedece “no solamente a la crisis económica que nos rodea, a la falta de ventas, a la falta de empleo y que no se reactiva la producción para que se genere salario; sino que además creemos que hubo alguna falla en lo comercial. Lo decimos en virtud que intentamos a principios de año un convenio de acuerdo para sostener el empleo, del estilo de los preventivos de crisis pero de mutuo acuerdo, pero cuando nos sentamos con los trabajadores ellos mismos dijeron que la empresa no entendía el mercado que pedían ciertos cortes de carne y no se los traían, que traían otros que no se vendían y que faltaba cierta mercadería; entonces ahí también encontramos fallas comerciales que el trabajador le manifiesta a los patrones pero ellos, como se creen que saben todo aunque no atienden en el mostrador, no llevaron adelante la actividad comercial como se debía y terminaron cerrando”.

Rivarola anticipó que “los problemas van a continuar” para el sector, porque “no hay indicios de que haya una reactivación. Yo escuchaba al ministro “de la Producción Ramiro) Caballero, cuando se refería ese tema (de una posible reactivación) y mientras el planteaba esa información, yo estaba con la gente de Compass en BGH y empezaban suspensiones nuevas, entonces teníamos que firmar algún tipo de convenio”, relató.

El secretario Adjunto del CEC finalizó señalando que el comercio está “en jaque, porque mientras no haya sueldos buenos, que el compañero que trabaja en la industria tenga el salario completo, mientras se sostenga esta inseguridad en la industria, eso se traslada al comercio”, concluyó.