Inspectora de Tránsito envuelta en nuevo incidente vial con su auto

El episodio ocurrió ayer a la vera del camino, donde un VW Gol fue hallado sin ocupantes luego de un evidente despiste. El coche en cuestión es el mismo y pertenece a la funcionaria que, un año atrás, se vio involucrada en un polémico episodio con bomberos y policías, sobre la calle Pastor Lawrence.

Un confuso incidente se registró -este martes- sobre la Ruta Nacional N°3, luego de que un vehículo particular fuera hallado por personal policial con daños a la vera del camino, sin rastro de sus ocupantes.

Según trascendió, el hecho se reportó pasado el mediodía a 300 metros de avenida Yrigoyen y Alem, tratándose la unidad en cuestión de un VW Gol negro con vidrios polarizados -dominio LPW 550-, vehículo que estaba cruzado y subido a un montículo de tierra, con la parte trasera apuntando hacia el bosque.

Tras el alerta a la policía de ocasionales automovilistas que transitaban por aquel sector, efectivos de Comisaría 5ta. se constituyeron en el lugar, donde se constató de la ausencia del dueño/a de este rodado, que evidenciaba roturas menores en su carrocería.

Luego de distintas averiguaciones, se logró determinar que el Volkswagen es de propiedad de Fabiola Correa, quien se desempeñaba como Jefa de Inspectores en la Dirección de Tránsito Municipal.

Vale recordar que, en enero de 2018, la mencionada había protagonizado otro confuso -y polémico- episodio en una calle de Ushuaia con este mismo vehículo, que le valió ser sumariada por sus superiores.

En aquel entonces, la joven funcionaria había impactado contra un Toyota estacionado sobre la calle Pastor Lawrence. Al arribo de bomberos y policías a escena y solicitarle la documentación, el personal interviniente manifestó que ésta se rehusaba a bajar de su vehículo.

El episodio adquirió otro contorno ya que, luego del escándalo desatado, la mujer publicó sugestivos y desafiantes mensajes en las redes sociales, que le valieron críticas de los usuarios. Más tarde se apersonó en una conocida radio local, donde manifestó a su conductor que había sido víctima de un “complot” por haber infraccionado, en algún momento, a los mismos efectivos que acudieron a Pastor Lawrence.