Dictaron “falta de mérito” para los brasileños acusados de estafa

Se trata de los cuatro sujetos que están detenidos desde octubre pasado, sindicados como miembros de una banda de delincuentes profesionales que clonaban plásticos y realizaban suntuosas compras, en decenas de comercios de la capital fueguina y la Patagonia. Seguirán detenidos y vinculados a dos causas penales.

El Juzgado de Instrucción del Distrito Judicial Sur N°2, a cargo de la Dra. María Cristina Barrionuevo, resolvió dictar la falta de mérito en la causa que investiga a cuatro individuos de nacionalidad extranjera, imputados por reiteradas estafas en la ciudad de Ushuaia, con tarjetas de crédito y débito apócrifas.

Tras la novedad surgida a fines de la semana pasada de que los cuatro brasileños sospechosos no irían a juicio oral -al margen de que igual podían recibir una pena de uno a tres años de prisión- esta nueva resolución establece que los acusados no podrán ser procesados pero tampoco sobreseídos por los delitos de los cuales se los imputa, que es de fraude y posible asociación ilícita.

Vale recordar que, tras una investigación llevada a cabo en mancomunión entre la Policía de la provincia y la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, en octubre pasado se libró un megaoperativo en un domicilio emplazado sobre la avenida Córdoba al 6000, en el barrio porteño de Palermo.

Allí, se detectaron y secuestraron bandas magnéticas, conectores de ingreso, lectores que extraen información de las tarjetas, notebooks, documentación falsa, cientos de tarjetas en blanco e impresora de tarjetas. Se comprobó que había cientos de tarjetas de crédito y débito clonadas, a través de las cuales se realizaron decenas de compras fradulentas en comercios de ropa, confiterías, hoteles y otros.

Tras el secuestro de los elementos en cuestión, cuatro ciudadanos oriundos de la hermana República Federativa del Brasil fueron aprehendidos y luego quedaron detenidos.

El fiscal interviniente en la causa, Dr. Daniel Curtale, impulsó y solicitó la “omisión del debate”, que en materia judicial vendría a significar un “juicio abreviado”. Es decir, el letrado considera que ya existen pruebas suficientes que prueban el (los) delito (s), por lo cual no es necesario librar el juicio oral y público.