Advierten fiestas clandestinas con menores aumentan y están fuera de control

Este fin de semana no fue la excepción: tuvo que intervenir Inspecciones Municipales y Servicios Especiales de la Policía para desalojar un quincho y un gimnasio, donde centenares de adolescentes consumían alcohol y demás. En ninguno de los dos lugares se detectó la presencia de mayores.

Crece la preocupación de las autoridades ante el incremento de “fiestas” que se desarrollan, cada vez con más frecuencia, en inmuebles de la ciudad de Río Grande, con la presencia de menores que consumen alcohol en grandes cantidades, sin ningún tipo de control ni fiscalización.

El pasado fin de semana no fue la excepción, ya que desde la Dirección de Inspecciones del Municipio y la Policía tuvieron que intervenir en sendos operativos, donde se detectaron dos eventos en los cuales centenares de adolescentes tenían total acceso a bebidas alcohólicas, sin contar con la mayoría de edad.

“El sábado a la madrugada fuimos a C.A.M.POL.TER, donde había gran presencia de menores en los alrededores del quincho. Ingresamos al lugar y constatamos que había unos 150 chicos que estaban consumiendo una buena cantidad de alcohol. No se detectó a los padres“, precisó José Díaz, Director de Inspecciones a Info 3 Noticias.

En este sentido, el funcionario comunal amplió con que, en teoría, esta fiesta se trataba de un cumpleaños de 18, pero “no había nada que evidenciara fiesta familiar”. Y agregó que en las redes sociales se viralizó que el ingreso costaba “50 pesos”.

“Personal policial de Comisaría Tercera procedió al desalojo inmediato. El responsable del quincho exhibió un contrato, donde no se permitía el ingreso de menores ni consumir alcohol. Los propietarios del quincho están exentos, la responsabilidad total es que quien firmó el contrato”, continuó Díaz.

Para finalizar, el Inspector se explayó en la entrevista con el citado noticiero sobre otro lamentable suceso que se propició en el Complejo Deportivo ‘La Diez’ -Margen Sur-, de similares características.

“El domingo fuimos a este gimnasio, se hacen actividades deportivas. Había gran concurrencia de menores consumiendo alcohol, pero sin presencia de adultos. La División Servicios Especiales desalojó el lugar y decomisó las bebidas”, concluyó Díaz.