Las medidas “antiñoquis” en Diputados permitieron ahorrar unos $200 millones

Gracias a la instalación de molinetes de acceso biométrico en todos los accesos, al Palacio y al edificio anexo de la Cámara baja, las autoridades pudieron controlar la asistencia de los empleados

Desde que puso en marcha la política “antiñoquis” para controlar el presentismo de sus empleados, la Cámara de Diputados ahorró casi 200 millones de pesos durante 2018. A esta cifra se suman otros $50 millones con la eliminación del sistema del canje de aquellos pasajes que los legisladores no utilizaban por dinero en efectivo.

Gracias a la instalación de molinetes de acceso biométrico en todos los accesos, al Palacio y al edificio anexo de la Cámara Baja, las autoridades pudieron controlar la asistencia de los empleados con mayor efectividad y detectar aquellos “ñoquis” que aprovechaban el desorden reinante para no cumplir con su horario de trabajo.

Así, en poco más de uno año se produjeron 43 renuncias, 120 jubilaciones y 33 cesantías. Buena parte de estas últimas se produjeron porque los empleados no justificaron debidamente sus reiteradas inasistencias.

Estos datos surgen de un informe de gestión de la secretaría administrativa de la Cámara de Diputados, que preside Emilio Monzó . Según este informe, el plantel de trabajadores se redujo de 6022 trabajadores en 2015 a 4793 a febrero de 2019. “Hemos quebrado doce años de aumento sostenido en la nómina de empleados -destacó Florencia Romano, secretaria administrativa del cuerpo-. Logramos reducirla a la misma cantidad de empleados que había en 2007”.

Este recorte se produjo en virtud de las políticas de presentismo como así también a partir del plan de retiros voluntarios que instrumentó la Cámara. “Sobre un universo de 600 empleados en condiciones de aceptar el retiro voluntario, se acogieron 350; esto permitió un ahorro de $30 millones de cargas sociales”, explicó Romano.

En materia de pasajes, la Cámara de Diputados ahorró $50 millones desde que se eliminó, en marzo del año pasado, el sistema de canje. Hasta entonces, cada diputado podía canjear la totalidad de sus pasajes terrestres y aéreos por dinero en efectivo, hasta $40.000 mensuales. A partir de la polémica que se desató, Monzó decidió, junto con los presidentes de los distintos bloques, instrumentar un nuevo mecanismo que combina la entrega de 10 pasajes aéreos y terrestres intransferibles a todos los diputados, y un plus por movilidad que puede ser canjeado por pasajes transferibles.

A contramano de lo que sucede en la Cámara de Diputados, en el Senado no hubo acuerdo con el peronismo y sigue vigente el polémico sistema de canje de pasajes.