Juan José Gómez Centurión, el héroe de Malvinas que es candidato a presidente por el frente NOS

Se opone al aborto, la legalización de la marihuana, y la ideología de género. Paracaidista y comando del Ejército Argentino, héroe de Malvinas, donde obtuvo la Cruz al Heroico Valor en Combate, la más alta distinción militar de la República Argentina.

En su debut electoral a nivel nacional el espacio Provida agrupado en el frente NOS logró superar las P.A.S.O. y de esta manera competirá en las elecciones generales del 27 de octubre.

Si bien la plataforma de este frente fue “defender las dos vidas” el espacio encabezado por Juan José Gómez Centurió, de confesión católica,  y Cynthia Hotton cercana al mundo evangélico alcanzó un total de 642.636 votos, es decir un 2,63%, de acuerdo al escrutinio provisorio.

El mejor resultado porcentual lo obtuvo en Misiones, donde con 35.355 votos se quedó con el tercer lugar gracias a su 5,38%: misma posición que consiguió en Chaco, aunque fue con 4,80% (26.639 votos).

En Córdoba y Santa Fe también se registraron buenos aportes numéricos a la cifra nacional: 59.028 y 59.250 votos, respectivamente.

Las peores cosechas registraron en la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, quedando en el sexto lugar en ambos distrito: 1,86% (171.361 sufragios) y 1,17% (22.592 votos), respectivamente.

En esta línea, el porcentaje más bajo que registró el Frente Nos fue en la provincia de Catamarca, donde sólo recolectó el 1,03%, número que se tradujo en 1.953 voluntades.

Llama la atención que en estos últimos años las iglesias evangélicas han sabido obtener un rédito, aunque mínimo, sobre el desencanto que existe tanto en los partidos como a partir de los resultados políticos en nuestra región.

Frente a los avances de las libertades individuales y la conquista de derechos, una porción de la sociedad muy menor está siendo cooptada por espacios donde el conservadurismo promovido da un nuevo impulso a la erosionada legitimidad de los partidos.

Matrimonio igualitario, despenalización del aborto, legalización de la marihuana e ideología de género son algunos de los puntos de mancomunión entre un electorado descreído y un espacio político religioso en formación.