Nuevo proyecto para posicionar a la Antártida con vistas al Siglo XXI

El diputado Gastón Roma en Base Marambio, Antártida Argentina.

El Diputado Fueguino Roma propuso un proyecto para rediseñar la política antártica con el fin de mejorar el posicionamiento del país en el continente blanco.

El proyecto recita que es indispensable contar con instituciones flexibles, eficaces y sumamente competitivas  tendientes al posicionamiento de la República Argentina, la cual debe estar sustentada sobre dos polos logísticos Petrel y Ushuaia, conjuntamente con el apostadero naval del Irizar.

En esta línea, el legislador nacional explicó los fundamentos generales que guían su espíritu del proyecto: “la provincia de Tierra del Fuego es el espacio geopolítico natural para el ingreso a la antártida, por esta razón, indispensable contar con dos polos logísticos uno en Petrel y otro en Ushuaia para hacer una logística adecuada a las necesidades del país o de terceros países, con el fin de mejorar el posicionamiento de la Argentina en el continentes blanco”.

La consolidación de esta políticas promueve un desarrollo significativo en el campo económico-productivo y científico con inmejorables condiciones para la Provincia y la Nación. Situación la cual, le permitirá ofrecer servicios con un alto nivel técnico, operativo y logístico, a países y entidades privadas que desarrollen programas y actividades antárticas.

El proyecto busca actualizar la logística, la cual se encuentra desactualizada que tiene aparejados costos elevados de operación  y se desarrolla en similares términos que hace 50 años. Los descriptores básicos son: ineficiente, de alto riesgo humano, ambiental y compromete a los medios afectados a dicha actividad. Además, no cuenta con un ente que centralice compras, en base al criterio de “economías de escala”, lo cual reduce considerablemente los costos en materia de adquisición de bienes, servicios, etc.

Este principio debe extenderse hacia todos los efectos que se requieren para cada campaña antártica, desde los más elementales hasta los más complejos y relevantes.

Otro paso sumamente importante para la antártida, basado en el principio general que el conocimiento es soberanía, el proyecto cuenta con una actualización sustantiva en cuanto a los proyectos científicos. Para superar la tendencia de las reducciones de los programas, la ausencia de nuevos proyectos y una ineficiente gestión en los recursos humanos científicos.

Frente a esta situación, sumado a las ventajas comparativas y competitivas que se pueden obtener se propone la creación de una Agencia Nacional de la Antártida. Así se otorga un rasgo distintivo a las nuevas oportunidades para la política antártica que dispondrá de los instrumentos necesarios para cada una de las áreas claramente definidas y de ella dependiente funcionen de manera sinérgica e interdependiente en la labor Antártica.