Payasos Hospitalarios: se trabaja en la reglamentación

Incorporación de la labor del payaso de hospital.

El vicegobernador Juan Carlos Arcando recibió este martes a integrantes de la Fundación Hagamos sonreír a Río Grande y Sonrisas Congeladas de Ushuaia. En la entrevista, los payasos de hospital destacaron el trabajo parlamentario en la sanción de la Ley provincial Nº 1207 – Poder Ejecutivo Provincial – Salud pública – Incorporación de la labor del payaso de hospital. También comunicaron el trabajo en la redacción del decreto reglamentario de la Ley que fue promulgada el 10 de enero pasado.

En diálogo con Prensa Legislativa, María Marcela Gómez, titular de la fundación riograndense, informó que junto a integrantes del Ejecutivo fueguino – Fiscalización Sanitaria- trabajaron en el texto de la reglamentación de la norma sancionada en diciembre de 2017. En la oportunidad, detallaron las distintas actividades que realizan. “Estamos llevando nuestra tarea solidaria a todas las provincias de la República Argentina. El Gobierno nos acompaña en todas las instancias”, dijo la profesional.

“Junto a Fiscalización Sanitaria estuvimos trabajando en la reglamentación y está concluido el trabajo y esperar a que se implemente la normativa”.

Gómez dijo que su tarea será llegar “a todos los centros de salud y hospitales –como hasta ahora- y nos estamos abriendo a hogares de ancianos y todo lo que tenga que ver con salud y donde nos llame la alegría”. Del encuentro también participaron el doctor Alejandro Aucar y Cristalda, payasos de hospital de Casilda (Santa Fe), que van a completar el equipo de trabajo en Tierra del Fuego.

Consultada sobre la implementación en Ushuaia, Gómez dijo que en al ciudad trabaja la asociación Sonrisas congeladas a la cabeza de Gonzalo Montiel. “Trabajamos en conjunto sobre la redacción de la Ley y su reglamentación. Somos un equipo”, sostuvo.

Sobre la reacción de los vecinos y pacientes ante su función social, dijo que “es muy cariñosa con nosotros. Vamos a brindar un momento diferente dentro de un espacio hostil y de tristeza. La gente nos espera y nos reciben con cariño. Preguntan por nosotros” y entendió que eso simboliza “el objetivo cumplido”.

“La risa libera endorfinas, que es la hormona de la felicidad” y entendió que es muy importante generar un espacio distendido y alegre. También sostuvo que los profesionales médicos reciben con aliento a los payasos de hospital. “La función tiene que ser como al de un pediatra o un oftalmólogo, tiene que estar”, aclaró.

Gómez informó que, cada vez que el servicio de terapia intensiva del hospital Nuestra Señora de la Candelaria de Río Grande, necesita del trabajo de estos profesionales, “siempre estamos ahí. Nosotros vamos todos los sábado”. En oportunidades, los médicos se comunican con la Fundación para la asistencia de “algún paciente en particular, son paya-emergencias”, refirió. Señaló que la tarea del payaso de hospital, “es muy importante para el paciente, porque le satisface las emociones”.