Secretario de Seguridad de Tierra del Fuego admitió entrega de vivienda para operación política: Bertone lo sostiene por miedo al “efecto estampida”

Un importante funcionario de Tierra del Fuego admitió la entrega de una vivienda estatal para una operación política contra el opositor Gustavo Melella. Javier Esposto se autoincriminó, pero el jefe de Gabinete salió a “bancarlo”. ¿Miedo de la gobernadora Bertone al efecto estampida si pierde las elecciones a comienzos de junio?

El 28 de septiembre pasado, Cintia Macarena Moya intentó ingresar irregularmente a una vivienda estatal aduciendo que el secretario de Seguridad, Javier Esposto, se la había entregado. Hay una denuncia policial que lo acredita. El mismo día, su padre –Hugo Moya– se presentó ante el fiscal Guillermo Quadrini para denunciar por presunto abuso sexual al intendente de Río Grande y opositor al gobierno provincial, Gustavo Melella. La coincidencia de los dos hechos parece dar cuenta de un acuerdo con fondos del Estado provincial, al fin y al cabo el que construyó esa vivienda.

Por todo ello, en febrero de este año, el abogado del intendente acusado –Francisco Ibarra- denunció la entrega de la vivienda con la acusación jurídica de “peculado” para el secretario de Seguridad. Como si esto no fuera suficiente, la pareja de Hugo Moya presentó pruebas de una reunión suya con el ministro de Obras Públicas provincial, Luis Vázquez. Además, si con esto no alcanzara para establecer responsabilidades, esta semana el propio secretario Esposto admitió haber entregado la vivienda. “Se autoincriminó”, admite un importante funcionario del gobierno provincial. “No entiendo cómo Rosana (Bertone, la gobernadora) lo sigue sosteniendo”, agrega.

“Si sumamos el encuentro de Moya con el ministro Vázquez, y lo que admite el propio Esposto, es imposible creer que la gobernadora Bertone no tiene conocimiento de las acciones de sus funcionarios”, le apuntó un importante dirigente opositor a Minuto de Cierre. En una conversación reservada, el propio intendente de Ushuaia y aliado a Bertone, Walter Vuoto, admitió que “Rosana puso todo lo que había que poner para armar la acusación contra Melella, y se nos vino en contra”.

En cualquier gobierno municipal, provincial o municipal, un funcionario que se autoincrimina termina presentando su renuncia. Pero en esta especie de Macondo frío en el que transformó Bertone a Tierra del Fuego, el propio jefe de Gabinete salió a apoyar a Esposto. Tras el pedido de renuncia del legislador Pablo Villegas, del opositor Movimiento Popular Fueguino (MPF), el jefe de Gabinete, Leonardo Gorbacz, aseguró que “el legislador se tiene que dedicar a legislar, para gobernar está Bertone”.

La razón detrás del apoyo a Esposto sería el miedo de Rosana Bertone al “efecto estampida” tras las elecciones a gobernador que se realizarán a comienzos de junio, aunque la fecha no está confirmada aún. Como señaló Minuto de Cierre en diversas notas, las encuestas marcan que Melella está muy cerca de ganarle la gobernación a Bertone en primera vuelta. Hasta una encuesta encargada por el gobierno provincial admite esto, otorgándole una ventaja de 48 a 21 puntos al actual intendente de Río Grande.

Como admite uno de los funcionarios más cercanos a Bertone, “si perdemos en junio, y sabemos que hay muchas posibilidades de eso, no sé cómo haremos para evitar el desbande de funcionarios hasta el 10 de diciembre”. Se refiere no sólo a los que se volverían melellistas de la última hora, sino al temor porque algunos hagan una política de tierra arrasada antes de dejar sus cargos.

Esposto: a confesión de parte, relevo de pruebas

La denuncia policial de Cintia Moya entrando a una vivienda, argumentando que se la entregó Esposto, es un documento oficial. Inclusive hasta habría una escritura certificando la entrega de esa vivienda a Moya por parte del gobierno provincial.

Pero lo más increíble es que el secretario de Seguridad lo haya admitido sin vueltas. La hija de Moya “está habitando la vivienda de servicio que yo ocupaba cuando venía a Río Grande. Hablé con Moya, lo contuve y me hago cargo”, admitió Esposto a comienzos de febrero, en un sincericidio.

Luego vino el rosario de excusas. Desde “tenía un problema importante que no voy a dar a luz porque tengo códigos”, hasta “voy a contar muchísimo más en la Justicia”. También “el error está en confiar, en tener un poco de códigos”.

Sin tanto lenguaje indirecto, el legislador Villegas directamente pidió la renuncia de Esposto. “Sus declaraciones son de una gravedad institucional importante, ameritan que la gobernadora le pida la renuncia y lo pongo a disposición de la Justicia, ya que ha reconocido públicamente que entregó en forma discrecional –para favorecer a la hija de un denunciante de la Causa Melella- una vivienda de servicios que estaba bajo su custodia, y que había sido otorgada por parte del Gobierno Provincial”, apuntó Villegas, del MPF.

“Partiendo de la base de la función pública que ejerce Esposto, nada más y nada menos que secretario de Seguridad de la Provincia, uno no puede hacerse el distraído”, agregó Villegas. Sin embargo, parece que ese será el camino elegido por Bertone.