Glaciar Martial: otorgarían la concesión a una empresa con patrimonio negativo, y culpan a funcionarios de Rosana Bertone

Los escándalos con la administración provincial de Tierra del Fuego se suceden uno tras otro. Esta vez, los funcionarios Leonardo Zara, David García Chagoya y Olaf Jovanovicn aprobaron la entrega del Glaciar Martial a una Unión Transitoria de Empresas (UTE) sin solvencia económica. Además, los planos que presentaron no corresponden a la topografía del terreno. La empresa competidora presentó sus objeciones antes el Instituto Fueguino de Turismo, donde nadie quiere firmar un dictamen favorable.

El Glaciar Martial está a pocos minutos en autos de Ushuaia. Oportunidad única de hacer ecoturismo a minutos de una ciudad con todas las comodidades.Tanto el macizo de hielo, como el paisaje que lo rodea y lleva a su ascenso, conforman uno de los lugares más bellos y con mayor potencial turístico de la Argentina. El bosque circundante, los arroyos que bajan desde el glaciar hasta la ciudad, pasando por el bosque, y la excepcional vista del Canal de Beagle desde allí arriba, no tienen comparación posible.

Pero, en los últimos años, la infraestructura que lo rodea fue presa de cierta desinversión y abandono. La aerosilla que lleva al campamento base no funciona, y este último dejó de ser una confitería confortable y acogedora. En este contexto, el Gobierno de Tierra del Fuego llamó a una licitación pública -la 04/2018- para la “Concesión de Uso y Explotación del Cerro de Montaña Glaciar Martial”.

Por desgracia, la licitación lleva el rumbo de casi toda la administración Bertone: favoritismo a una empresa que no cumple con el pliego, que además es de dos mujeres de la Provincia de Buenos, por sobre una firma fueguina con mayor solvencia económica. Como suele ocurrir con este tipo de decisiones avaladas por Bertone, entre los funcionarios que empujan la la licitación en este sentido hay una mezcla de “porteños” (como le dicen en la Isla a los que son de Buenos Aires, trabajan en la capital, y cobran un jugoso sueldo de la administración provincial) y fueguinos de antecedentes sospechosos.

En este caso, la comisión adjudicataria estuvo compuesta por Leonardo Zara, titular de una Secretaría de Inversiones que no consigue ninguna, pero brinda empleo público a un nutrido staff en la Ciudad de Buenos Aires; David García Chagoya, un mexicano que participó de la toma de deuda por u$s 200 millones para obras que no se hicieron; y Martín Kalos, otro economista y asesor de la Secretaría de Inversiones.

A ellos se sumaron Olaf Jovanovich, secretario de Ordenamiento Territorial y Hábitat; Germán Aramburu, auditor interno del gobierno provincial. El primero de ellos, que ocupa un cargo similar al de Luis D´Elía cuando Julio De Vido era ministro de Planificación, contó con el padrinazgo de este último. Mientras que Aramburu responde a Zara. Aunque no estuvo en el comité evaluador, se comenta que también tuvo influencia José Labroca, actual ministro de Economía de la provincia, recordado por haber sido echado de la intendencia de Río Grande tras conocerse un video en el cual pedía una coima.

Con este equipo, no sorprende el resultado de la licitación para el Glaciar Martial. La UTE ganadora está compuesta por las empresas Dialal S.R.L. y F.R. Inversiones SRL. La primera de ellas, al 31 de diciembre de 2017 (fecha presentada en la licitación) tenía un saldo bancario negativo (giro en descubierto) superior a 1.722.000. En tanto que FR, que para esa fecha tenía saldo positivo de 871.000 pesos, a fines de octubre de 2018 estaba en 0 (cero pesos, literalmente).

Todo esto fue presentado como objeción ante el Instituto Fueguino de Turismo (Infuetur) por Arakur S.A., la firma que mejor situación patrimonial que Dialal y FR, y además domicilio fijado en Tierra del Fuego, pero igual perdió la licitación frente a la UTE de dos mujeres con domicilio en Provincia de Buenos Aires, y sin solvencia técnica. La presentación fue realizada el 17 de enero último.

En el Infuetur, nadie quiere avalar lo decidido por Zara, García Chagoya y compañía. Además de las evidentes razones para no apoyar el triunfo licitatorio de Dialal y FR, el cambio de gobernador -Gustavo Melella aventaja en todas las encuestas a Rosana Bertone- traería aires de transparencia. “Nadie le quiere poner el gancho a semejante barbaridad”, se sincera, en lenguaje coloquial, un funcionario cercano a Bertone.

Si los argumentos anteriores no resultaran suficientes, además la UTE ganadora presentó promesas de financiamiento ambiciosas -$ 120 millones de financiera Puente y $ 76 millones de una mutual-, pero que aclaran expresamente que estarán sujetas a que Dialal y FR presenten las garantías necesarias. Algo que, dado su estado patrimonial, resulta imposible.

Las violaciones al Pliego de Bases y Condiciones (PBC) no terminan allí. Además, en su oferta presentaron planos de obra que no corresponden a la topografía del predio ni al bosque circundantes del Glaciar Martial. “Es evidente que no conocen el terreno”, sintetiza otro funcionario consultado.

En otro de los puntos cuestionados asoma quizás el verdadero negocio de esta licitación viciada. La UTE ganadora propone construir cabañas y un hotel turístico aunque el PBC no lo pide ni la autoriza. Es decir, quieren modificar un terreno casi virgen de ecoturismo para habilitar un negocio donde se desconocen a sus verdaderos beneficiarios.

Para algunos, “bertonismo puro”. Para otros, “una avivada de Zara y García Chagoya porque sabe que el 10 de diciembre se les termina todo”. Cualquiera sea el caso, en perjuicio de la única provincia insular del país, y de uno de los paisajes más bellos e irrepetibles.