Proponen extender el gasoducto San Martín

El plan abarca la zona existente entre “Rancho Hambre” y la ciudad de Ushuaia, y propone realizar el tendido de redes de gasoducto zonales con sus respectivos derivadores.

Se trata de un proyecto de ley del diputado nacional Gastón Roma -Cambiemos-, mediante el cual propone un programa de inversión, construcción y extensión del gasoducto San Martín. El proyecto contempla cámaras reductoras de presión y redes de distribución junto a sus correspondientes obras complementarias.

Roma propone al ex Ministerio de Energía y Minería de la Nación como autoridad de aplicación, el cual se encargará de realizar los estudios de pre-factibilidad, y factibilidad, proyecto, contratación, ejecución, fiscalización, recepción y puesta en servicio de las obras.

“Se trata de un mecanismo de inversión en infraestructura que tendrá costo cero para el estado, ya que se financiará a través de la Ley de Participación Público-Privada” afirmó el diputado nacional por Tierra del Fuego, destacando el criterio integral que presenta su proyecto de ley, basado en la distribución federal del gas, considerando las distintas zonas que hoy carecen del servicio y planteando una “visión estratégica de país, apuntando a la integración social y territorial”.

“Trabajamos para desarrollar una infraestructura apropiada que contrarreste los efectos negativos, eliminando desigualdades de servicio que afectan a los fueguinos” sostuvo el diputado, quien agregó que con esta obra “se posibilita el desarrollo local inclusivo, generando posibilidades de desarrollo de actividades económicas conexas que presentan un amplio potencial en la zona”.

En sintonía, Roma comentó que además de impactar positivamente en el desarrollo local, “las obras mencionadas en el presente plan constituirán un factor de suma relevancia para asegurar la confiabilidad y estabilidad en el abastecimiento energético de toda la zona, así como el desarrollo del gas en el punto más austral de la República Argentina”.

Fundamentalmente, el diputado hizo énfasis en que su proyecto pretende “aumentar la capacidad y el volumen de transporte y distribución de gas”, lo que genera de manera colateral una reactivación general de la economía de la isla, producto del sin fin de actividades económicas que pueden desarrollarse en torno a ésto.