Un porteño desesperado por ser diputado en Tierra del Fuego

La maratónica recepción de funcionarios nacionales en Tierra del Fuego en los últimos tiempos de la mano de Frigerio dan cuenta de un grado de desesperación por ser diputado de una provincia en la que tan solo lo vincula la formalidad del domicilio y un emprendimiento privado.

Los últimos días de campaña de Juntos por el Cambio en Tierra del Fuego mostraron una desesperación por parte de sus candidatos con el afán de intentar lograr las bancas a senadores y diputados respectivamente.

De hecho las últimas acciones de campaña logran ver la gran influencia del apellido Frigerio, quien compone la lista en el estamento a diputados nacionales por Tierra del Fuego a pesar de que se conoce muy poco cual es su antecedente de militancia política local y mucho menos si realmente reside efectivamente en la provincia.

Particularmente los fueguinos desconocen más allá del parentesco familiar con el ministro del interior Rogelio Frigerio sus antecedentes en Tierra del Fuego donde sólo tendría un emprendimiento vinculado al reciclado de cartón lo que le dio la posibilidad de registrar domicilio en la provincia y luego la suerte de sus vínculos familiares en el poder le habrían permitido escalar por encima de militantes políticos de amplio reconocimiento y militancia en la provincia para ser auto ungido candidato a diputado nacional.

Entre las maniobras políticas denunciadas contra Frigerio para lograr su objetivo se cuentan la imposibilidad de que sus opositores internos logren la igualdad de condiciones democráticas en las PASO impidiendo que puedan hacer uso de boleta presidencial, lo que implicó la eliminación de sus opositores.

La maratónica recepción de funcionarios nacionales en Tierra del Fuego en los últimos tiempos de la mano de Frigerio dan cuenta de un grado de desesperación por ser diputado de la provincia sin presentar antecedentes mas que el de ser primo del ministro del interior.

Pasaron en los últimos tiempos, Garavano ministro de justicia de la nación, el secretario de turismo nacional y en los últimos días la propia ministra de seguridad Patricia Bullrich para intentar generar un impacto de último momento.

Puede ser que los apenas 2687 votos que separan al candidato de Juntos por el Cambio de la candidata de Forja en Tierra del Fuego, sumado a la mala performance electoral del presidente que podría perder este próximo domingo en primera vuelta, sean los elementos catalizadores que hagan peligrar la posible pérdida de Federico Frigerio en Tierra del Fuego y expliquen la desesperación de los últimos días con sus maratónicos tours de funcionarios nacionales.

Lo cierto es que más allá de la formalidad que le permite la ley a un candidato con portación de apellido e influencia en el poder político nacional, ciertamente es preocupante que solo la formalidad domiciliaria y la influencia sea el mérito necesario para que eso le permita representar la voz del pueblo fueguino en la cámara de diputados de la nación.